image003

Colecta Nacional + x –

Como todos los años la Colecta Más por Menos nos convoca para mostrarnos la realidad y el trabajo de muchos hermanos nuestros y, al mismo tiempo, hacernos partícipes de una respuesta solidaria. Es una invitación que nace de una mirada que no se queda sólo en la descripción de la realidad, sino que busca comprometernos en una actitud de acompañamiento con quienes menos tienen. ¡Con cuánto agradecimiento es recibida esta Colecta por muchas comunidades que esperan esta colaboración!

Se trata de acompañar el esfuerzo que ellos vienen realizando y no de una dádiva para quedar tranquilos; es un complemento generoso al trabajo que ellos ya han iniciado. Las diversas comunidades mucho valoran este gesto, porque descubren en él el sentido de una ayuda fraterna que los acerca y eleva en su dignidad. No se siente otros, ajenos y objeto de una ayuda, sino alguien a quienes se los considera hermanos. Es reconfortante, y nos hace bien, leer sus sinceras y emotivas cartas de agradecimiento.

Este año se nos propone como lema: tu ayuda dignifica. Parecería que no toda ayuda dignifica, sino aquella que tiene su origen en un corazón atento. No se habla de una ayuda en general que tendría algo de impersonal, sino de tu ayuda. A esta distinción la considero necesaria para darle el significado fraternal que la colecta pretende tener; debemos vivirla con la generosidad de un gesto que no busca recompensa. En segundo lugar ella dignifica a mi hermano.

Hay una dignidad, sin embargo, que antecede a toda ayuda porque proviene de la misma condición humana. El hombre es digno no por mi ayuda, sino por su misma naturaleza. Los derechos que le corresponden no se los da nadie, nos toca reconocerlos y defenderlos. A quienes ayudamos en esta colecta son, como nosotros, creados por Dios a su “imagen y semejanza”. Lo que hacemos con nuestra ayuda es reconocer su dignidad y ayudarlos a desarrollarse integralmente.

Esta Colecta tiene, por lo mismo, mucho de docencia. En un mundo marcado por el individualismo que privilegia mis derechos, corremos el peligro de olvidarnos del derecho de los demás. Es común escuchar esa frase que tanto nos daña y aísla: “pensá en vos”. Nuestra mirada se va cerrando en un círculo que nos tiene como único centro. No nos queda tiempo ni horizonte para ver esa otra realidad que existe y a la cual pertenecemos. Todo hombre es mi hermano, es el primer principio de la moral social. No podríamos llamar a Dios Padre, si no considero a todo hombre mi hermano.

Creo que Dios me diría, no me llames Padre si no te ocupas de mis otros hijos más débiles que son tus hermanos. San Juan lo dirá desde el mandamiento del amor: “¿Cómo puede amar a Dios, a quien no ve, el que no ama su hermano, a quien ve” (1 Jn. 4, 20). La Colecta Más por Menos nos convoca para ver y acompañar con mi ayuda a mis hermanos que más lo necesitan. Tiene mucho de caridad en el gesto, pero también de justicia respecto a la realidad que vivimos.

Reciban de su obispo junto a mi afecto y oraciones, mi bendición en el Señor, que es Padre de todos y nos convoca a ser generosos.

Mons. José María Arancedo

Arzobispo de Santa Fe de la Vera Cruz

Para más información: http://colectamaspormenos.com.ar/colectamaspormenos.html

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Dejá una respuesta